Hacia el norte chico de Lima (I): Visitando Barranca.

miércoles, 21 de febrero de 2018


Hola viajeros,


Decidimos irnos a conocer algunas de las playas del llamado “Norte Chico” de Lima, ya saben esa zona que más o  menos se comprende entre Chancay y Paramonga, y aquí les traigo como siempre mis impresiones, consejos, datos y todo aquello que quizás necesitas para organizar tu viaje por ese lugar tan mentado pero tan poco conocido por la mayoría de limeños.

Para ir desde Lima hasta Barranca hay muchas opciones, claro. La que escogimos nosotros fue tomar un bus de la empresa Movil Tours (ver DATOS ÚTILES abajo). Si bien el bus salió con algún retraso el viaje fue cómodo y no a velocidad de bestia como suelen ser normal en el transporte público peruano.

Barranca

Habíamos reservado con anterioridad una habitación por una noche en el hotel “El Olivar” (la siguiente noche la pasaríamos en otro hotel, ver DATOS ÚTILES abajo). El servicio añadía recogernos desde la terminal de Movil Tours. Y allí estaba esperándonos el hijo del dueño del hotel, un chico muy amable. Nos llevó hasta el hospedaje el cual se ubica a varias cuadras de la plaza de armas de Barranca y a varias más de la playa.

Dejamos nuestras cosas y nos fuimos a conocer la pequeña plaza del pueblo. Un lugar apacible, punto de encuentro de los vecinos, como suele serlo cualquier plaza del interior del país. No quedan muchos edificios antiguos pero alguno hay en estilo arte decó que me pareció muy simpático. Lo demás edificios eran cosas más modernas y llenas de negocios.


Plaza de Barranca. Lima. Perú.
Plaza de Barranca. Lima. Perú.
Barranca. Lima. Perú.
Plaza de Barranca. Lima. Perú.
Desde la plaza parte la avenida Grau que es la que tomamos para caminar hacia la zona de las playas. Allí nos percatamos de Barranca tiene dos zonas. La que está entre la playa y la plaza es más tranquila y  tradicional, mientras la que se ubica desde la plaza hacia el este es caótica, bulliciosa, por momentos estresante (el jirón Alfonso Ugarte, sobre todo).

Bueno, la avenida Grau acaba en un amplio mirador desde el que tuvimos la primera gran vista de la costa barranquina. Es algo así como una especie de costa verde limeña en pequeño, es decir desde las alturas se ve la playa a la que puedes descender a través de escaleras o caminos. Eso es lo que hicimos. Tomamos la escalera y fue un poco triste ver la suciedad que había en ella. Pregunto, si es que es una época de verano, cuando más gente recibe un destino costero como Barranca, ¿no deberían los accesos a la playa ser lo más cuidados? Este tipo de sorpresas nos encontramos en otros sitios. Ya los iré comentando.

Barranca. Lima. Perú.
Barranca. Lima. Perú.



De paz y belleza: La Laguna Sausacocha en Huamachuco

domingo, 7 de enero de 2018


Como ya habíamos tenido bastante de restos arqueológicos (ver entradas anteriores en donde he escrito sobre las impresionantes MARCAHUAMACHUCO y WIRACOCHAPAMPA), pensamos que sería una buena idea ir a un espacio netamente natural y en donde pudiésemos tener un contacto más directo con la gente de la zona puesto que en nuestras visitas a los sitios arqueológicos apenas nos habíamos cruzado con uno dos campesinos. Así que escogimos ir a la mentada laguna SAUSACOCHA. No pudimos haber hecho mejor elección.



Laguna Sausacocha. Huamachuco- La Libertad. Perú.

Laguna Sausacocha. Huamachuco- La Libertad. Perú.
Desde la plaza de Huamachuco tomamos un mototaxi hasta el paradero a Sausacocha (avenidas 10 de julio con Florencia de Mora). Desde allí salen unos autos y combis que cobran 3 soles por persona. La carretera, que es la que lleva hacia Cajabamba, pueblo localizado en la región Cajamarca, está en muy buenas condiciones por lo que el viaje se hace sin incomodidad alguna y en muy poco tiempo (20 – 25 minutos).

La combi te deja justo frente a la entrada principal hacia la zona de recreación: allí podrás encontrar hoteles, restaurantes y tiendas. Es, hasta donde sé, la única zona alrededor de la laguna en donde puedes encontrar todas esas facilidades. El olor a trucha frita te engancha en una y te abre el apetito sin quererlo. Bueno, mejor nos aguantamos y disfrutamos de caminar a las orillas de la laguna, la pancita puede esperar.



Laguna Sausacocha. Huamachuco- La Libertad. Perú

Laguna Sausacocha. Huamachuco- La Libertad. Perú.

Laguna Sausacocha. Huamachuco- La Libertad. Perú.



Laguna Sausacocha. Huamachuco- La Libertad. Perú
Como escribí líneas arriba la elección no pudo haber sido mejor. Fue una gran idea haber venido a visitar este lugar, más aún si se considera que aquella  mañana estaba llena de gente del lugar quienes disfrutaban del sol y la tranquilidad. Niños de varios colegios habían sido traídos y jugaban felices sobre la playa o paseaban en lanchitas sobre las mansas aguas de la laguna. Las madres miraban a sus pequeños desde lejos, mientras daban vueltas a sus ruecas y sus llamativos sombreros de ala ancha (un clásico en la zona) les ensombrecían los rostros. El sol realmente es intenso por lo que viajeros, cuando vayan, ya saben, gorrita y mucho protector solar.

En un momento fuimos al muellecito y caminamos por allí mientras mirábamos la laguna, y al fondo los cerros que la rodeaban. Pese a la intensidad de los niños, a sus gritos y risas, se sentía mucha tranquilidad, mucha paz. Imagino que esta paz se debe ver alterada en fiestas patrias peruanas, fechas en que se realiza una especie de competencia de deportes de aventura acuáticas tales como moto náutica, esquí acuático, kayak y sky surf.



Laguna Sausacocha. Huamachuco- La Libertad. Perú

En la gran Wiracochapampa: el otro tesoro de Huamachuco.

viernes, 29 de diciembre de 2017

Regresamos a Huamachuco en el carro de Rober (ver entrada anterior aquí) y nos fuimos a comer algo rápido. Antes que el día se acabase decidimos ir al otro sitio arqueológico más importante de la zona: WIRACOCHAPAMPA.

Wiracochapampa. Huamachuco. La Libertad-Perú.
Es un sitio arqueológico que no se encuentra muy lejos de la ciudad por lo que puedes ir caminando. Te puede tomar 20 a 30 minutos. Como no queríamos que se nos fuera la luz del día y se cerrase la entrada al lugar (está abierto hasta las 5 de la tarde) apuramos todo tomando un mototaxi desde el mercado de Huamachuco. Nos cobró 2 soles por persona. El camino es ancho aunque está en bastante mal estado. Por fin llegamos y nos dimos con la sorpresa que la entrada es gratuita, solo hay que registrarse.

Luego ingresamos y tuvimos solo para nosotros toda un espacio urbano prehispánico de cientos de años de antigüedad, ¡alucinante!

Wiracochapampa. Huamachuco. La Libertad-Perú.

Wiracochapampa. Huamachuco. La Libertad-Perú.

Wiracochapampa. Huamachuco. La Libertad-Perú.

Wiracochapampa. Huamachuco. La Libertad-Perú.

Si bien está muy restaurada la ciudad no ha perdido encanto pues se nota claramente la típica factura WARI. Como en otros lugares de estos mis ancestros ayacuchanos (Wari mismo, Pikillacta, etc.), pude ver claramente todo aquello que caracteriza a su urbanismo: calles largas que cruzan el recinto, grandes murallas, extensos patios, partes de la acequia que traía agua para la ciudad y grandes depósitos. Obviamente también hay una zona de entierros, de hecho no hace mucho se encontró la tumba de un personaje femenino que detentabaun alto rango. Por lo que se ve, Wiracochapampa aún tiene mucho por mostrar. Y allí está esperando por todos.

Wiracochapampa. Huamachuco. La Libertad-Perú.

Wiracochapampa. Huamachuco. La Libertad-Perú.

Wiracochapampa. Huamachuco. La Libertad-Perú.

Wiracochapampa. Huamachuco. La Libertad-Perú.
¡Ah! Lo que también me he enterado es que se han iniciado visitasinclusivas; es decir, se llevan a los niños de los colegios de Huamachuco y también a personas que usan sillas de ruedas, lo cual aplaudo. ¡Gran idea!

Luego de la visita nos fue difícil encontrar carro para volver. Afortunadamente apareció una camioneta que se detuvo frente a la ciudadela. El chofer bajó a orinar y a lo lejos le grité si podía darnos una jalada. Aceptó mientras seguía con su inacabable miccionar. Al acercarnos a la camioneta vimos que dentro estaban dos mujeres y un hombre riendo de lo lindo. Subimos a la parte trasera de la camioneta y encontramos una caja de cerveza con botellas vacías: creo que nuestros alegres amigos iban en búsqueda de más motivación para continuar su alegría. El hecho es que llegamos sanos y salvos a Huamachuco. Era  hora de descansar, al día siguiente nos quedaba algo más por conocer en las sierras liberteñas.

Nos vemos en la ruta, viajeros. 

Grandioso Marcahuamachuco: sitio arqueologico de la La Libertad

sábado, 4 de marzo de 2017

Vistos desde lejos esos edificios circulares que se expandían por una amplia meseta parecían avisar que estábamos entrando en un reino de gigantes guerreros. Y es que esa forma y esa altura les hace parecer fuertes inexpugnables, construidos para defender el sitio de un bravo enemigo.
Pero no. En realidad MARCAHUAMACHUCO no fue un sitio para atacar o defender sino más bien algo pacífico: un vasto espacio que recibía peregrinos que venían hasta aquí para rendir culto a sus ancestros.


Marcahuamachuco. La Libertad-Perú. 
Hasta este impresionante lugar llegamos desde Huamachuco. Tomamos un taxi (ver DATOS ÚTILES abajo) en la plaza y empezamos la subida por un camino muy bien asfaltado hasta cierta parte pues luego se convierte en una carretera llena de piedras y tierra. Pasa que a determinada altura la vía ya está dentro de la zona arqueológica y por ende no se puede asfaltar.

Mientras subíamos veíamos abajo Huamachuco empequeñeciéndose. Lo que no parecía menguar para nada era esa cicatriz pálida que se abría paso en la bella piel del paisaje: el odiado cerro el Toro, un sitio que debe estar a no menos que 4 kilómetros del pueblo y donde mineros ilegales campean a sus anchas y el narcotráfico también se ha ganado su espacio. La contaminación que la actividad ilegal produce en Huamachuco es muy alta lo cual lo ha convertido en una verdadera amenaza. Toda esta información me la dio el taxista que nos llevaba hasta Marcahuamachuco.




Luego de 20 minutos de viaje llegamos a la entrada del gran centro arqueológico. Allí hay que registrarse (increíblemente no se cobra entrada), recibir un bonito folleto, en el que se detallan mapas e historia del lugar (y cuya información he usado para escribir esta entrada), y empezar la larga caminata por este enigmático sitio que en realidad se compone de dos cerros: el del Castillo y el de las Monjas.

CERRO EL CASTILLO

Lo primero que se ve aquí son “Las torres rectangulares” llamadas así por haber tenido por lo menos cuatro metros de altura. Fueron unos mausoleos en los que se enterraron a personas pertenecientes a familias prominentes.




Luego caminamos por la “Galería A”, un extenso edificio de 58 metros de largo y 6 de altura (todo en este sitio parece tender a la grandiosidad). La fachada de esta construcción está orientada hacia la gran “Plaza Principal”, sin dudas el punto de congregación para la celebración de rituales. No sé por qué pero a mí me hizo recordar un poco la plaza de Chavín de Huántar, aunque ya sé que ambos lugares son muy distintos y distantes, ¿habrá sido por las lajas que revestían toda su superficie?


Marcahuamachuco. La Libertad-Perú.
Marcahuamachuco. La Libertad-Perú
Marcahuamachuco. La Libertad-Perú
En los alrededores de esta gran plaza se puede ver “El salón con nichos”, un gran espacio rectangular que no tuvo muros que dividieran el espacio interior por lo que quizás también fueron usados para grandes celebraciones. Aquí, claro, lo importante son los muchos nichos. Hay aproximadamente 20 salones como este en el sitio arqueológico, los cuales con seguridad fueron usados por distintas comunidades. Una cosa interesante es que se hallaron muchos huesos humanos incrustados en las paredes de estos salones, lo que denota el uso de estos espacios para celebraciones de honra a los antepasados.

De viaje por Huamachuco: la joya secreta de La Libertad

jueves, 2 de febrero de 2017

Había oído desde hace mucho sobre lo impresionante que era el sitio arqueológico de MARCAHUAMACHUCO que decidí que debía un día ir. Así que ese día por fin llegó: me puse la mochila a la espalda y allí me fui. Además, debo añadir, que últimamente estaban llegando noticias muy buenas sobre los trabajos de restauración y protección del dicho sitio, así que el interés creció.

Si vas desde Lima la parada obligatoria es Trujillo. Así que tomamos un bus nocturno de la empresa Cruz del Sur (ver DATOS ÚTILES abajo) hasta esa ciudad. Llegamos muy temprano y nos fuimos en un taxi (5 soles) hasta la plaza. A esas horas, casi 8 de la mañana, no había donde desayunar; parece que la gran ciudad de Trujillo no es muy madrugadora en ese sentido. Felizmente el restaurante del Hotel Colonial sí estaba abierto así que allí desayunamos muy bien. Luego fuimos a la siempre bonita plaza y el  Museo del Juguete (7 soles por persona) del artista Gerardo Chávez. Teníamos muchas ganas de conocer ese lugar pues hasta donde sabemos no hay otro igual en todo el país.

Museo del Juguete. Trujillo - Perú.

Museo del Juguete. Trujillo - Perú

Museo del Juguete. Trujillo - Perú

Museo del Juguete. Trujillo - Perú
Luego tomamos un taxi (6 soles) hasta el paradero de carros que salen hacia HUAMACHUCO, ciudad sobre la cual se encuentran los restos de MARCAHUAMACHUCO. Tuvimos suerte, justo un carro necesitaba dos personas para salir así que nos montamos y nos fuimos. La carretera está en perfecto estado por lo que ahora el viaje dura 4 horas (antes llevaban más de 6 horas). Todo es subida pues Huamachuco se encuentra a más de 3 mil metros por lo que puedes imaginar el cambio constante en los paisajes si consideras que inicias el viaje casi desde el nivel del mar.

Llegamos casi al anochecer a la ciudad así que tuvimos tiempo solo para ir a buscar el hotel y visitar los alrededores de la bien iluminada plaza. En mi opinión debe ser una de las más bonitas plazas que he visto en provincias. Además tienen esas topiarias que le dan un toque muy original.

Plaza de Huamachuco. Perú.

Plaza de Huamachuco. Perú.

Plaza de Huamachuco. Perú.

Al ser un cruce de caminos y tener las minas muy cerca, Huamachuco es una ciudad bastante comercial aunque no por eso caótica. Es más grande que muchas capitales de provincia y tiene más vitalidad.

Una cosa que me gustó mucho es ver esos sombreros de ala ancha que casi todos los pobladores usan. Les da un toque muy elegante.

En la parte de la plaza que es la calle Sánchez Carrión encontramos un pasajito sin salida, allí venden unos panes y dulces tan increíbles que nos causaron adicción. Las señoras que los venden sólo atienden desde las 4 de la tarde hasta las 7 de la noche. Compramos varios pancitos y otras cosas y tomamos allí mismo un emoliente y fuimos felices.
En ese mismo pasaje, al fondo, se encuentra la biblioteca del pueblo. Entramos a ver y nos encantó ver lo bien cuidada que está. Además los libros que tenían eran muchos de ellos novelas o publicaciones recientes.

Plaza de Huamachuco. Perú.

Plaza de Huamachuco. Perú.

Plaza de Huamachuco. Perú.

                       Fuente: Revista Programa de Fiesta de la Virgen de la alta Gracia. Huamachuco 2016. 

                        Fuente: Revista Programa de Fiesta de la Virgen de la alta Gracia. Huamachuco 2016. 



Era octubre el mes en el que viajamos y nos sorprendió que aún hiciera frio. Así que abrígate pues la ciudad tiende a ser muy fría.

Ya con la pancita llena nos fuimos al hotel a descansar pues al día siguiente queríamos empezar a explorar y conocer lo que Huamachuco tenía para ofrecernos.

Pablo

DATOS ÚTILES

1) Los colectivos (autos) que van desde Trujillo a Huamachuco no tienen un paradero formal en Trujillo  (aunque sí en Huamachuco). Se pueden encontrar en la esquina que hacen las calles Pumacahua con Vallejo. Como siempre salen cuando el carro está lleno. El pasaje cuesta 30 soles. También se pueden tomar combis, los cuales demoran más en llenar. Cobran alrededor de 25 soles.

2) Hay varios hoteles en Huamachuco. Nosotros averiguamos estos.

Hostal Real: Simple: S/. 50.00 Double: S/. 80.00 Triple: S/. 100.00 Matrimonial: S/. 70.00 Grand Suite: S/. 120.00

Hostal Santa Fe: Simple: S/. 50.00 Double: S/. 80.00 Triple: S/. 100.00 Matrimonial: S/. 65.00 Suite: S/. 100.00

Nos quedamos en el Real por estar muy cerca de la plaza. El pago incluía el desayuno. La habitación estaba bastante bien, aunque lo malo es que el baño tenía una puerta a la que no le ponían cristal en  la ventana que tenía en la parte superior por lo que el olor de humedad del baño llegaba a la habitación. La cama es algo dura. A las seis de la mañana el dueño oye las noticias en su radio y el sonido llegaba hasta las habitaciones que daban al patio.

3) En la plaza de armas de Huamachuco hay una oficina de información turística. La señora que allí trabaja fue muy gentil y me dio un montón de información y muy detallada además. Es una buena referencia. 

4) Mi interés era también visitar SANTIAGO DE CHUCO pues quería conocer la casa del gran poeta César Vallejo. Pero era más lejos de lo que pensaba así que tuve que renunciar a esa idea. En todo caso si quieres ir averigüé que hay que tomar un carro que salga desde Huamachuco a Trujillo (o sea volver) y bajarse en el desvío de Shorey pues no hay buses que vayan directamente de un pueblo a otro. En Shorey  se toman los carros a ambos destinos ya que ahí está el desvío. Hay una empresa de buses en Trujillo que se llama Tunesa (queda en la av. Vallejo, cerca de la intersección con la avenida América, en Trujillo) y va directamente a Santiago de Chuco.


Visitando el fabuloso buque museo Yavarí de Puno

martes, 1 de noviembre de 2016

A veces parece que la ciudad de Puno no tiene nada más que ofrecer que un paseo por la calle Lima y algunas cosas más ubicadas alrededor de su plaza. Pero creo que los viajeros podrían darse una gran sorpresa pues de haber sitios interesantes y poco conocidos los hay: ¿qué tal una visita a un barco anclado en medio del Titicaca y cuyas piezas fueron traídas durante seis largos años a lomo de bestia desde la costa?

Buque Museo Naval Yavarí. Puno-Peru.
Suena surreal y loco, ¿no? Pues esta historia es muy real y el YAVARÍ (que es como se llama el barco) está allí como prueba de esta épica. Es una pena que no sea tan visitado ni promocionado como una alternativa a visitar en Puno, de hecho cuando pedí información sobre el navío siempre me daban datos  confusos o nulos por lo que con esta entrada espero poder aportar mi granito de arena y animarte a ser parte de la historia.

Buque Museo Naval Yavarí. Puno-Peru
Me indicaron que me digiera hasta el hotel Casa Andina ubicada en las afueras de la ciudad, así que tomé un taxi. Una vez allí me dijeron que era un error, que el barco se ubicaba cerca del hotel Libertador (¿no te dije aquello de la información errónea que se da?). Así que continué hasta ese lugar. El taxi solo puede entrar hasta una tranquera, luego hay que caminar por un sendero privado hasta el mismo hotel y en ese lugar se debe pedir a los recepcionistas el servicio de visita al barco (ver DATOS ÚTILES abajo).

Tuve que esperar unos 10 minutos hasta que todo estuviese coordinado y me indicaron que debía ir hacia el muelle que está a unos minutos del hotel. Allí esperé hasta que se acercara la lanchita que había sido enviada desde el YAVARI. En él venía don Teo, quien iba a ser el guía. Toda una autoridad en la materia pues ha trabajado muchos años en el astillero y en la empresa encargada del manejo de este navío.

Con don Teo del Buque Museo Naval Yavarí. Puno-Peru
Por fin llegamos a bordo y pude maravillarme al ver el interior de este barco que tiene aún el 70% de sus piezas originales. Es increíble saber que el YAVARI y el YAPURA (sí, fueron dos barcos) fueron construidos en los astilleros londinenses y luego enviados por piezas hasta Arica (entonces era una ciudad peruana) desde donde sus 2766 piezas fueron subidas hasta el altiplano, como ya he escrito, a lomo de mula y a espaldas de fuertes porteadores. Hay que considerar que son 466 kilómetros de distancia y que el camino alcanza en su punto más alto unos 4,700 metros de altitud. ¡Díganme si esto no es una hazaña!

Buque Museo Naval Yavarí. Puno-Peru.

La joya secreta de Lima: El Cementerio Presbítero Maestro

domingo, 25 de septiembre de 2016

El museo cementerio Presbítero Matías Maestro (antes Cementerio General de Lima) es para mí uno de los lugares más encantadores de Lima por la gran cantidad de arte e historia que contiene. Pese a ello es poco visitado incluso por los mismos limeños. Motivos hay varios: la poca costumbre que se tiene aquí de considerar a un cementerio un lugar digno de visitar y en el que se puede sentir placer estético, y quizás por su ubicación pues se encuentra en un lugar bastante venido a menos. Sin embargo vale la pena llegar allí y aquí te daré algunos consejos para que disfrutes la experiencia.


Cementerio Presbítero Maestro.
Cementerio Presbítero Maestro.
Cementerio Presbítero Maestro.
El Presbítero (que es como lo conocemos) se localiza entre las cuadras 16, 17 y 18 del jirón Ancash, exactamente en los Barrios Altos,  zona este del centro histórico de la ciudad de Lima. Fue inaugurado el 31 de Mayo de 1808, durante el gobierno del virrey Abascal quien ordenó al presbítero español Matías Maestro (de allí su nombre) iniciar la construcción de dicho camposanto.

Fue diseñado como “otra” ciudad ubicada fuera de la ciudad, principalmente por motivos de salud ya que los enterramientos intramuros (sobre todo en las iglesias) eran focos infecciosos. Y como toda ciudad moderna el cementerio cuenta con calles, cuarteles, plazas, adornos y jardines; con zonas segmentadas entre ricos y pobres; y se fue expandiendo tal y como lo hace una urbe.



Cementerio Presbítero Maestro.
Cementerio Presbítero Maestro.
Cementerio Presbítero Maestro.
Cementerio Presbítero Maestro.
El lugar posee 20 hectáreas y hay allí más de 800 tumbas y mausoleos, y 250.000 nichos. Su administración está a cargo de la Beneficencia de Lima Metropolitana, y es parte de la Red iberoamericana de Valoración y Gestión de Cementerios Patrimoniales. Además fue declarado Monumento Histórico Artístico el 18 de diciembre de 1972.

Actualmente la visita al Presbítero está más organizada que hace un tiempo aunque no deja de ser deficiente. Se debe pagar 7 soles por la entrada y lo primero que se pude visitar es el centro de interpretación en el que se puede ver una exposición interesante, aunque la gente que atiende allí no me pareció del todo amigable.


Cementerio Presbítero Maestro.
Si bien al inicio, en el centro de interpretación, hay un mapa en el que se te sugiere los puntos más relevantes del lugar (entiéndase los mausoleos más bellos o las tumbas de los personajes más ilustres) estoy seguro que cualquier persona que desee conocer el lugar porque sí (estos son los menos, la inmensa mayoría lo hace porque tiene allí algún familiar enterrado) tendría problemas en tratar de ubicarse en esa maraña de esculturas y tumbas.


Cementerio Presbítero Maestro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...